Swan, entorno gráfico inspirado en Linux que puedes ejectuar en Windows 10


La personalización en Windows es un tema que distingue a cada usuario, ya que algunos prefieren dejar la personalizacion por default, otros al estilo macOS y muchos que lo llevan a grandes extremos, inclusive hasta futuristas. En esta ocasión, lo que queremos es hablar de una forma de hacer que nuestra instalación de Windows 10 se acerque más a una experiencia con Linux añadiendo una interfaz gráfica similar a una del sistema operativo del pingüino al conjunto.

Para ello vamos a utilizar una herramienta basada en Cygwin llamada Swan. Con esta herramienta lo que obtendremos será una aproximación a usar este escritorio ligero sin tener que cambiar de sistema operativo. Al menos, servirá para que puedas hacerte una idea de cómo funciona.

Puede que te estés preguntando qué es Cygwin?. En pocas palabras, se puede definir como una colección de herramientas que se ejecutan en Windows, y que se comportan como si estuviesen siendo ejecutadas en sistemas Unix. Gracias a estas herramientas vamos a poder utilizar programas tan emblemáticos como la terminal en Windows.

Pero no sólo la terminal. Gracias a Cygwin y a Swan podremos ejecutar una réplica de XFCE 4.12 en Windows, con su propio gestor de archivos nativo (Thunar) e incluso pasar los sonidos del sistema a través de pulse audio si así lo desea el usuario.

En primer lugar tendrás que descargar el instalador y ejecutarlo. A partir de ahí Swan se instalará de forma desatendida, es decir, sin intervención del usuario. Le llevará unos minutos descargar e instalar la terminal de Swan, que será el primer elemento que llegará a tu ordenador. Una vez haya terminado la instalación de la terminal, ábrela e introduce el siguiente comando:

spm -i swan-desktop

Lo que el programa hará con esta orden será descargar e instalar XFCE. Ya puedes cerrar la terminal una vez el comando se esté ejecutando. Conseguir todos los paquetes necesarios y desplegarlos le llevará un buen rato, así que ármate de paciencia.

Una vez haya terminado la instalación, colocará un acceos directo en el escritorio con el que se puede empezar a ejecutar el programa. La primera carga le costará un poco, pero después arrancará normalmente.

Lo primero que te llamará la atención cuando abras Swan será que lo único que cambia es la aparición del menú de XFCE en la parte superior de la pantalla. Este menú cuenta con cuatro accesos directos básicos: el menú de aplicaciones de Swan, el emulador de terminal, el sistema de archivos nativo de XFCE y un acceso directo para el navegador.

Si abres el menú de aplicaciones, verás que es muy similar al de XFCE, con la excepción de que no puedes ejecutar programas nativos de Windows desde él. Lo que sí que puedes hacer es acceder a programas de Linux como el editor de texto Mousepad (nativo de XFCE) o el gestor de archivos comprimidos, así como una vista del sistema de archivos al más puro estilo Linux.

Otro aspecto interesante de Swan es que permite actualizar el entorno XFCE independientemente, algo que gracias a Cygwin funciona sin ningún problema. También cuenta con una función para buscar e instalar paquetes de Linux, pero en las pruebas vistas no funciona de forma correcta.

Una de las características que más llaman la atención ha sido incluir el menú de configuración de XFCE al completo. No se trata de un port o de una versión reducida: es lo mismo que te encontrarías en distros como Manjaro o Xubuntu. Es una buena aproximación a XFCE, quizá más dirigida a personas muy acostumbradas al escritorio que a quienes sólo quieran probarlo, pero es un trabajo interesante que vale la pena probar.

Si te encuentras con algún bug mientras ejecutas el programa, puedes reportarlo en su página de GitHub. El programa es de código abierto y totalmente gratuito, así que si quieres colaborar en su desarrollo no dudes en hacerlo, eso sí, eres el único responsable si algo sale mal.

Enlace Web - Swan

Comentarios