Fleek: el Snapchat porno que aumenta la calentura universitaria.


Fleek es una aplicación similar a Snapchat, pero que no tiene sus limitaciones censoras. Vamos, que los estudiantes la están utilizando para enviarse mensajes subidos de tono. Como en Snapchat, los usuarios pueden compartir fotos y vídeos que se autodestruyen, y también añadirles texto, dibujos y emoticonos.

Pero lo que realmente diferencia una aplicación de la otra es el tono de los contenidos. En Fleek los universitarios muestran su día a día, y eso incluye algo de estudio, mucho de fiesta y algo de contenido sexual. Todas estas imágenes y vídeos pueden ser vistos por cualquiera, y nadie modera lo que aparece en ellos. En Snapchat, solo el contenido enviado de usuario a usuario escapa a la censura, y todo lo que se comparta de forma pública puede ser susceptible de ser moderado.

Otra novedad de Fleek es que el contenido puede agruparse y disfrutarse en universidades. Por ejemplo, si tres alumnos de la Saint Mary’s University publican tres fleeks diferentes, esos tres vídeos se unirán en uno solo que podrá ser visto por cualquier usuario del mundo. Esta función ha hecho que los centros de estudios superiores de EE.UU. estén compitiendo a ver quién hace los fleeks más hedonistas y desmadrados.

Tras descargar e instalar la app, Fleek analiza la posición del usuario y le asigna un centro universitario, aunque esté a 5.000 kilómetros de Estados Unidos. A partir de ese momento, todos los contenidos subidos desde ese teléfono irán a parar a la sección dedicada en exclusiva a esa universidad. Además, cada centro tiene una subsección de fotos X a las que van a parar todas las que muestran algún tipo de contenido erótico.

Como no podía ser de otra manera, ya hay universidades al otro lado del charco que están prohibiendo Fleek. La Florida Gulf Coast University ya ha recomendado a sus alumnos que no la usen para no manchar el nombre de la institución con imágenes de jóvenes borrachos en perpetua fiesta.

De momento, Fleek no tiene planes de saltar a Europa. Pero viendo el éxito que está cosechando en Estados Unidos, será cuestión de tiempo que el fenómeno se internacionalice. A menos que ocurra algo parecido a lo que pasó con una app similar llamada Yeti-Campus Stories: en 2015, el vídeo de una agresión sexual se difundió a través de ella, lo que hizo que fuera prohibida en varios campus.

De momento, la red social ya ha cambiado su nombre a Mojo.

Enlace Web - Fleek

Comentarios